La Bioeconomía, un motor para el cambio global a nivel productivo

INCENDIOS FORESTALES. EVOLUCIÓN, DINÁMICA E INNOVACIÓN PARA SU PREVENCIÓN Y EXTINCIÓN
15 enero, 2019
La Siberia, nueva Reserva de la Biosfera de la UNESCO
19 junio, 2019

La Bioeconomía, un motor para el cambio global a nivel productivo

Actualmente el término bioeconomía está cada vez más presente en la mayoría de sectores, pero… ¿Qué quiere decir? ¿Qué significado tiene? ¿A qué sectores de actividad afecta?

Estas preguntas son cada día más frecuentes, y a través de este artículo vamos a intentar profundizar y describir en qué consiste realmente la bioeconomía.

Vamos a comenzar por describir el significado del vocablo bioeconomía, que se define como un término que engloba al conjunto de actividades que obtienen productos y servicios, generando actividad económica con la utilización de los recursos de origen biológico o natural como materia prima principal.

Es un concepto que surge como respuesta a un conjunto de desafíos globales que plantean la necesidad de un cambio de tendencias, y dónde el desarrollo de la bioeconomía se presenta como una oportunidad y una necesidad, para el conjunto de la actividad económica.

Se trata de una estrategia para generar un modelo de actividad económica basado en la utilización de los recursos disponibles en un entorno más o menos cercano, sin necesidad de establecer ciclos productivos en los que se dependa de materias primas importadas o traídas desde una gran distancia.

Por lo tanto, la bioeconomía está alineada con las diferentes estrategias de economía circular y economía verde que fomentan el empleo de recursos naturales que procedan de entornos cercanos, sin necesidad de realizar largos transportes, y en las que se utilizan y reutilizan cada uno de los insumos y desechos que se emplean durante las diferentes fases de la actividad productiva.

La bioeconomía por lo tanto representa una oportunidad para mejorar el tejido empresarial, crear nuevos puestos de trabajo, y en definitiva, realizar una transición hacia un modelo productivo medioambientalmente sostenible y responsable, sin perder de vista la rentabilidad económica. Por lo tanto la sostenibilidad y el bienestar humano son aspectos centrales en la concepción del modelo bioeconómico que se está tratando de implantar a nivel europeo.

En el caso de España, tras el Acuerdo sobre el Clima de París y teniendo en cuenta los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU se ha vuelto a considerar a los bosques como generadores de bienestar y como parte fundamental dentro de una economía circular de base biológica. Fruto de esta nueva concepción han surgido numerosas propuestas a nivel tanto nacional como autonómico para la implantación de estrategias de bioeconomía, y economías verdes y circulares.

En Extremadura, el desarrollo del concepto de bioeconomía se ha incluido dentro de la Estrategia Extremadura 2030 sobre “Economía Verde y Circular”. Esta estrategia integra a la bioeconomía de modo que sirva para convertir a Extremadura en un laboratorio internacional de referencia en investigación e innovación en torno a la economía verde, bioeconomía, la economía circular y la lucha contra el cambio climático.

El modo de alcanzar esta meta es impulsar la competencia e internacionalización de las empresas que trabajan en el ámbito de los recursos de origen biológico, incorporando a la bioeconomía como una parte esencial de la actividad económica regional. El desarrollo de proyectos relacionados con la economía verde, bioeconomía y economía circular por parte de los Centros de Investigación será una parte fundamental para que estos modelos puedan llegar a implantarse con éxito.

Los sectores de actividad extremeños que están más vinculados con el desarrollo de esta bioeconomía son el agrícola, forestal, medioambiental, energético, y por último el turismo, todos ellos sectores con una gran repercusión en términos económicos y de empleo en nuestra región.

La aplicación de iniciativas y acciones encaminadas hacia una bioeconomía eficiente producirá que las actividades económicas sean más sostenibles y respetuosas tanto con el entorno en donde se realizan, como en las zonas en las que se extraen las materias primas de tipo biológico, y que por lo tanto sean más eficientes y rentables a nivel económico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *