INCENDIOS FORESTALES. EVOLUCIÓN, DINÁMICA E INNOVACIÓN PARA SU PREVENCIÓN Y EXTINCIÓN

OPORTUNIDADES Y RESPONSABILIDADES EMPRESARIALES DE UNA NUEVA POLÍTICA FORESTAL
12 febrero, 2018
La Bioeconomía, un motor para el cambio global a nivel productivo
25 enero, 2019

INCENDIOS FORESTALES. EVOLUCIÓN, DINÁMICA E INNOVACIÓN PARA SU PREVENCIÓN Y EXTINCIÓN

Desde tiempos inmemoriales el fuego ha ejercido un efecto regulador y transformador dentro de la naturaleza, calcinando y renovando la vegetación en amplias zonas de nuestro planeta.

Los incendios que ahora llamamos forestales, han existido siempre, aunque hoy en día tienen una mayor repercusión en la dinámica de los pocos ecosistemas naturales que existen debido a la mala gestión del hombre, que ha ido modificando y alterando tanto el terreno, como la vegetación o la fauna de determinadas zonas, lo que ha provocado una ruptura del equilibrio natural de los ecosistemas.

Como ejemplo de esa evolución conjunta, en la zona mediterránea, las especies de flora han adaptado su crecimiento, mecanismo de reproducción, etc frente al fuego, y fruto de esta evolución se han generado adaptaciones que en muchos casos sorprenden, como es el caso del pino carrasco o pino mediterráneo (Pinus halepensis) que se considera una especie pirófila, es decir, tolera bien el fuego, o lo que es lo mismo, está adaptada para sobrevivir a los incendios. Su principal adaptación frente a los incendios es que entre sus piñas, hay algunas que únicamente se abren para poder germinar si sufren determinados rangos de temperaturas que sólo se pueden producir en un incendio. Otro caso muy parecido es el de algunas plantas del género Cistus, las cuales tienen las semillas en unos receptáculos que explotan con altas temperaturas. Esta “explosión” hace que las semillas salgan disparadas, aumentando con ello su capacidad de dispersión.

Debido a esta ruptura del equilibrio natural, a la falta de gestión forestal, al abandono de terrenos agrícolas, a las adaptaciones de tipo pirófilo, a la aparición de pirómanos o personas con intereses especulativos, en la actualidad es necesario disponer de una planificación y una estrategia para combatir los incendios, que cada vez actúan con mayor virulencia y generan un impacto cada vez mayor.

En esta lucha, la prevención de incendios se postula como la herramienta más efectiva para evitar la aparición de incendios, o para reducir los efectos negativos de estos, debido a que no es posible ni técnica ni económicamente disponer de los equipos de extinción necesarios para poder hacer frente a la infinidad de incendios que pueden llegar a producirse de manera simultánea.

Como principales mecanismos para estructurar una buena prevención de incendios forestales a nivel global encontramos la fragmentación de las grandes masas monoespecíficas para crear zonas que presenten otra vegetación más resistente al fuego y permitan disponer de un mayor tiempo para su posible extinción, o incluso pueden representar puntos de acción contra el fuego. Por otro lado, además de esta fragmentación es muy importante las labores de desbroce, mantenimiento de caminos y senderos, creación y mantenimiento de cortafuegos, líneas de defensas, fajas, y una red de vigilancia activa sobre los terrenos con riesgo de sufrir este tipo de perturbaciones.

Una estrategia innovadora desde el punto de vista de la prevención de incendios es la propuesta a través del PROYECTO MOSAICO, un proyecto que surge a raíz del GIF (Gran Incendio Forestal) que surgió en la época estival en la Sierra de Gata (Cáceres) el verano de 2015. Este incendio quemó unas 8.300 ha de terreno forestal durante 4-5 días en una zona muy abrupta, con grandes pendientes, y dificultad de acceso en muchos lugares para realizar la extinción.

Como respuesta a este GIF de Sierra de Gata, la UEX junto con los ayuntamientos y vecinos de este entorno participaron en distintos foros y encuentros para crear entre todos una estrategia para evitar que vuelva a producirse otro GIF en esta zona. El resultado de estas jornadas o encuentros ha sido la elaboración y desarrollo del P.MOSAICO a través del cual se fomentan actividades como el pastoreo, o el aprovechamiento resinero (actividades que ayudan a prevenir incendios forestales), y se han propuesto modelos de fragmentación de la vegetación actual mediante la implantación de cultivos que además de generar fragmentación también producen un beneficio.

La prevención sin duda es muy importante, y debe ser considerada como la punta de lanza de la batalla contra los incendios, pero no podemos centrarnos únicamente en eso, ya que la aparición de incendios es un hecho recurrente. Cuando la prevención no ha sido posible o ha fallado entra en juego la extinción de incendios.

En este campo hay un sinfín de nuevas herramientas e innovaciones como es el uso de SIG (Sistemas de Información Geográfica) que se nutren de datos a través de UAVs que sobrevuelan los incendios, y que proporcionan datos sobre la dirección del frente de llama, la intensidad, la dirección del viento, superficie quemada en tiempo real.

Otras innovaciones en cuanto a extinción de incendios son las desarrolladas por investigadores australianos. El primero de estos avances o innovaciones es la utilización de bombas explosivas para la extinción de incendios. Este método se basa en la extinción del punto de ignición de la llama mediante la onda expansiva que generan las explosiones detonadas.

Otro avance o innovación en lo relativo a extinción de incendios en la zona australiana es la bomba de niebla, un dispositivo con forma de balón de fútbol que contiene un detonador que produce la activación de esta bomba, la cual contiene agua que tras la explosión o activación forma una fina niebla que se extiende rápidamente alrededor. Las partículas de niebla tienen una superficie considerablemente mayor que las generadas por las técnicas de bombardeo con agua tradicionales. Su capacidad de absorber grandes cantidades de energía del frente del incendio hace de la bomba de niebla un método de extinción de incendios extremadamente eficaz.

Pero también el propio fuego puede utilizarse tanto en la extinción como en la prevención de incendios forestales, como en el caso de los aborígenes australianos, que utilizaban el fuego como herramienta desbrozadora para establecer amplias superficies de terreno quemado que actúan como cortafuegos rudimentarios. Esta técnica ha sido desarrollada e innovada a través del uso de las nuevas tecnologías y actualmente en Australia se están aplicando estas metodologías mediante el uso de un helicóptero con el que se van liberando pequeñas cápsulas que al entrar en contacto con el suelo se activan y generan fuego.

Por último cabe señalar que es necesario profundizar más en las técnicas y manejos de carácter preventivo, para hacerlos más viables a nivel técnico y económico, y que de este modo se pueda evitar el uso de los mecanismos, infraestructuras, y personal dedicados a la extinción de incendios, que además de representar un mayor coste económico que los mecanismos de prevención, suponen poner en riesgo y peligro la vida de los profesionales que realizan este tipo de labores en su trabajo.

Desde la 4ª edición de la Feria Forestal Ibérica (Iber-foresta 2019) se abordará la temática del fuego por parte de un elenco de profesionales destacados, que nos explicarán los nuevos avances en esta materia, las innovaciones desarrolladas y la metodología para poder alcanzar los resultados esperados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *