• Junto con la lengua azul, la tuberculosis ha creado un estado de crisis en la sanidad animal extremeña desde el pasado mayo de 2015.

  • La crisis sanitaria no afecta al consumo humano, pero supone un serio quebranto para los ganaderos y para los gestores de fauna silvestre extremeños.


La prevalencia en rebaños de tuberculosis bovina ha subido durante tres años consecutivos, hasta alcanzar en 2014 un 4,62 %, más de tres puntos por encima de la media nacional. Este hecho justifica la declaración en Extremadura de áreas de especial incidencia en las que aplicar medidas sanitarias adicionales, encaminadas fundamentalmente a detectar lo más prematuramente animales infectados para sacarlos de la cadena de transmisión de la enfermedad.

Este análisis fue publicado en mayo dentro del Diario Oficial de Extremadura, en el marco de una resolución de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio que intenta hacer frente a algunos de los serios problemas que afectan a la ganadería regional desde el punto de vista sanitario.

En octubre de pasado año 2015 la Junta de Extremadura, junto con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente han acordado flexibilizar el movimiento de ganado para luchar contra la tuberculosis bovina.

La apertura del movimiento de explotaciones era una de las medidas más demandas por el sector ganadero regional en las reuniones que ha celebrado la Mesa de la Tuberculosis de Extremadura.

Gracias a la colaboración entre el Ministerio y la Junta, y la participación del resto de comunidades autónomas se ha alcanzado un consenso que garantiza los intereses de los ganaderos y una mejora de la sanidad animal.

  • Acciones Concretas:

La enfermedad se disemina principalmente por el desplazamiento de animales domésticos y el contacto con animales salvajes infectados. Especialmente jabalíes y ciervos, cuya población, critican los ganaderos, ha crecido desproporcionadamente en nuestra comunidad.

Una de las medidas que recoge el plan contra la tuberculosis bovina es el aumento de permisos para que haya más cacerías de jabalíes que no están solo ya en las zonas clásicas de dehesas o fronterizas con Portugal, sino en municipios de regadíos. A partir de ahora, también en las zonas ganaderas de caza menor y terrenos libres se autorizarán y facilitarán permisos para cazar jabalíes.

El número de cebaderos disponibles será otra medida a llevar a cabo y que dotará de una oferta tan amplia que impedirá abusos y facilitará la gestión comercial sin merma alguna de las garantías sanitarias, que se incrementarán con el apoyo de la Junta de Extremadura en el saneamiento de sus explotaciones y en el control de los movimientos.

Por otra parte también se estudia la enfermedad desde centros de investigación y desarrollo para tratar de descubrir algún tipo de vacuna o sustancia que impida su propagación, algún método de erradicación que no suponga la muerte de los animales etc.

 

  • La problemática ambiental asociada:

La resolución del 9 de octubre sobre medidas sanitarias para luchar contra la tuberculosis y brucelosis bovina en Extremadura estableció la prohibición de depositar restos de especies cinegéticas en los campos y muladares extremeños, un intento de reducir la transmisión de la enfermedad que no ha dado sus frutos, y que además ha causado grave daño a la fauna silvestre, sobre todo a especies como los buitres, aves necrófagas, cuyos hábitos alimenticios han tenido que ser modificados por la prohibición antes mencionada.

Extremadura tiene un importante peso en la Unión Europea en la conservación de aves necrófagas, ya que es el hábitat de especies tan importantes como el buitre negro del que residen en la región un total de 925 parejas reproductoras, lo que representa el cuarenta por ciento de la población europea, 2.000 de buitres leonados, 165 de alimoches y 207 de milano real.

Por este motivo el pasado 25 de diciembre del año 2015, la Junta de Extremadura autoriza nuevos muladares y el uso de subproductos de origen animal para garantizar la alimentación de las aves necrófagas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *